LIBRO DE LOS SECRETOS DE LA NATURALEZA O QUINTA ESENCIA

LIBRO DE LOS SECRETOS DE LA NATURALEZA O QUINTA ESENCIA (Libro de papel)

Editorial:
DOBLE R
Año de edición:
Materia
Religiones y creencias / Otros sistemas de creencias / Alquimia
ISBN:
978-84-85362-41-7
Páginas:
220
Encuadernación:
Rústica

El Libro de los secretos de la naturaleza o quinta esencia es uno de los principales tratados de alquimia de todos los tiempos, tanto por su complejidad como por su erudita composición.

En sus páginas no sólo se habla de alquimia teórica y experimental sino que se detalla la elaboración de remedios curativos, enfocándose el texto en la búsqueda de la transmutación de los elementos y la obtención de medicamentos mediante operaciones químicas básicas y a partir de recursos naturales como las plantas o incluso los metales. Si suprimimos la parte alquímica, se podría decir que es un tratado de farmacia medieval en toda regla.

La fama de este libro radica también en el hecho de que está entre los más de setenta tratados de alquimia atribuidos al sabio Ramón Llull y aparecidos tras la muerte de éste. Como se observa en la presente edición, se sigue publicando bajo la autoría de Ramón Llull, y así ha sido desde su aparición hacia finales del siglo XIV. Pese a que no se pueda certificar oficialmente dicha autoría, sí se puede afirmar que la obra es luliana en el sentido de que se aplican los principios contenidos en el Ars Magna; lo comprobamos en la exposición que se hace de los elementos de la naturaleza, su clasificación según ciertas propiedades intrínsecas de los mismos y el estudio categorizado de su composición química según la visión medieval. Es interesante señalar cierta afinidad con las obras de Paracelso.

El cuerpo principal del libro se divide en tres partes (con algunos anexos), a las que en el prefacio se denomina distinciones y las cuales a su vez contienen subdivisiones menores:

-Primera distinción, el conocimiento de la “quinta esencia” y su extracción de los objetos materiales.
-Segunda distinción, el modo práctico de aplicarla a los cuerpos humanos.

-Tercera distinción, el modo de operar con la quinta esencia sobre los metales para lograr su transformación en oro o plata.

La llamada quinta esencia en este y en general todos los tratados alquímicos pseudolulianos es el alcohol (aqua ardens), cuyo conocimiento renovó la farmacia medieval, complementando y enriqueciendo las prácticas galénicas tradicionales; este conocimiento así como el método de extracción ya había sido expuesto en textos de origen árabe o incluso en otros tratados de alquimia europeos. Hay que señalar respecto a esta cuestión la similitud entre nuestro Libro de la quintaesencia luliano y la obra “Consideraciones sobre la quintaesencia” escrito a mediados del siglo XIV por el también franciscano (y estudioso alquimista declarado) Johannes de Rupescissa, donde de forma paralela (algunos autores consideran ciertas partes del libro luliano derivadas o transcritas directamente del de Rupescissa) se trata sobre la naturaleza de la quinta esencia y su extracción idónea; de hecho se considera el de Rupescissa el primer tratado europeo conocido dedicado fundamentalmente a la obtención de la quinta esencia.

Volviendo al “Libro de los secretos de la naturaleza”, si analizamos el cuerpo principal de la obra llama la atención la notable habilidad con que se integra la parte del texto que trata los aspectos relativos a la medicina curativa (más científica y ortodoxa, como de manual de botica) junto con la parte relacionada con la alquimia especulativa y la transmutación metálica. El autor hace la exposición aplicando su metodología, intentando demostrar la complementación y coherencia natural de ambas partes.

La primera parte, contenida sobre todo en la segunda distinción arriba citada, detalla un amplio abanico de remedios curativos para enfermedades tanto del cuerpo como de la mente sin importar su gravedad, mediante la aplicación de la quinta esencia por sí misma o como base junto con otras sustancias naturales. Así, encontramos directrices para la elaboración de remedios contra fiebres, venenos, parálisis, heridas de todo tipo, úlceras, insomnio, incluso depresión y otros muchos incluyendo apuntes de cirugía. Se aprecia una cierta formación médica en el autor en la forma de describir y hasta catalogar las dolencias.

En la segunda parte global que he identificado como el texto alquímico propio, encontramos la enseñanza teórica de la composición de la piedra de los filósofos y su elaboración práctica; el autor detalla algunas operaciones alquímicas y el proceso que conduce a la transmutación metálica. Tras esto, y como parte final de la tercera distinción, se incluye un cuestionario con una serie de respuestas o soluciones a preguntas diversas relacionadas con el arte alquímico.
Por último se anexa una carta dirigida al rey Roberto (probablemente Roberto el que fue rey de Nápoles en el siglo XIV) escrita en primera persona por quien afirma ser Ramón Llull, de la isla de Mallorca. En esta carta, en tono coloquial, se detallan algunos procesos alquímicos y se dan consejos y definiciones parece ser que a petición del citado rey.

Pese a ser una obra docta atribuible a una pluma experta, no es demasiado reveladora ni clarificadora en el sentido hermético sino que más bien se debe abordar como un texto de trascendencia filosófica y en parte cuasi científico que puede constituir un puente entre la química y la alquimia según la visión medieval, en una época en que comenzaba a clarificarse (y distanciarse) su fundamento y la actitud del hombre hacia la una y la otra.